22 de febrero de 2018

Uno de los aspectos de la rutina más importantes son los juegos y las actividades.Estos niños y niñas han sido muy poco estimulados y quizás es una percepción errónea, pero tengo la sensación que en general no saben usar las manos y que pueden llegar a hacer mucho más de lo que hacen. En este sentido los juegos y las actividades son muy importantes porque de una forma lúdica están aprendiendo a desarrollar su capacidad de usar las manos, y esto puede repercutir en otras áreas de su vida. La parte positiva es que tienen una gran predisposición para aprender y responden positivamente a cualquier propuesta.

Ayer, Inoj, que tiene 14 años, usó unas tijeras por primera vez en su vida. No lo había hecho antes porque tenía miedo de cortarse. Le di unas tijeras de punta redonda y al principio le costó un poco, pero al final se fue sintiendo cómodo y finalmente está aprendiendo a superar miedos, se da cuenta que aunque al principio cueste un poco, a base de ir practicando hay muchas cosas que acaban siendo fáciles.

La época de la infancia es la más importante de nuestra vida en cuanto al aprendizaje. De niños somos como esponjas y aunque creamos que aquello que aprendemos no es importante, tarde o temprano de una manera u otra será útil. Cuando yo iba a la escuela de pequeña, hacíamos una actividad de cortar formas. Poníamos un papel sobre una plancha de corcho y una plantilla sobre el papel y con un punzón pinchábamos alrededor de la plantilla hasta que se rompía el papel y quedaba la forma de la plantilla recortada en el papel. Recuerdo pensar que era una actividad inútil y que no servía para nada. Pero ahora hace unas semanas me acordé, y lo que son las cosas de la vida, busqué la manera de llevarla a cabo con los recursos de los que dispongo aquí en Tupche. Los últimos días hemos hecho corazones de diferentes medidas y colores. Los materiales que utilizamos son; una llave o el punzón para escribir Braille, una hoja de papel, una plantilla con forma de corazón hecha con cartón y la espuma gris que ponen debajo las moquetas y que también usan en muchas casas para sentarse en el suelo. El color en sí es irrelevante para los que no ven pero lo interesante es que pueden hacer formas ellos mismos, y ahora en estos momentos esta actividad para mí ha dejado de ser inútil. Con todo esto me doy cuenta de la importancia de todo lo que aprendemos a lo largo de nuestra infancia y que aunque nos pueda parecer que no nos sirve para nada, constituye la base de aquello que seremos capaces de hacer en nuestra vida adulta.

Al principio me daba la sensación que sería muy difícil encontrar ideas para hacer que los niños y las niñas hicieran actividades que permitieran a la vez que aprendieran, pudieran ser creativos y con su trabajo se pudiera decorar diferentes áreas de la residencia. Finalmente van surgiendo nuevas posibilidades y estoy contenta porque lo más importante es que ellos y ellas descubren que son capaces de hacer cosas por si solos aunque puedan necesitar un poco de ayuda.

Los juegos tienen un papel importante en relación con el aprendizaje y para los niños ciegos son especialmente relevantes, ya que suponen retos para ellos más grandes. Cómo no han tenido la oportunidad de jugar, y además incluso los adolescentes son muy infantiles, la mayoría de los niños y las niñas de Chandeswori juegan como si fueran niños pequeños. Ramsaran tiene 19 años y se puede pasar horas jugando montando y desmontando piezas. En una zona rural como Tupche, la mayoría de los chiquillos juega en la calle. No tienen juguetes y usan piedras y palos además de correr todo el día. Este es un privilegio del que los niños y niñas ciegos no pueden disfrutar y a menudo acaban sentados en una silla sin hacer nada. Poder ir a la escuela permite que aquellos a los que les gusta estudiar tengan la posibilidad de poder leer, pero darles otros recursos a través de los juegos es muy importante.

Es evidente que aquello que les estamos proporcionando a través de actividades y juegos tendrá un impacto diferente en cada uno de estos niños y niñas, pero estoy segura que de alguna manera a todos les servirá no sólo para pasarlo bien sino también para aprender. Ahora una de las cosas más importantes es buscar la manera de dar continuidad a todo esto, para que estos niños y niñas puedan seguir disfrutando de la posibilidad de jugar y aprender de forma continuada.