Este verano Mireia se ha desplazado a la nueva Residencia Chandeswory para organizar el retorno de los niños tras sus vacaciones, y gestionar su estancia en el nuevo hogar.

Durante los dos meses que ha estado ahí, con la ayuda de Daniel, de Eva y de Tina, ha limpiado y dejado lista la casa, ha creado un nuevo programa de rutinas y ha conseguido que todos los niños y las dos aunties las lleven a cabo.

Hoy en día, los niños están felices y siempre atendidos; combinan las horas de escuela con todo tipo de actividades estimulantes, desde juegos adaptados, manualidades y música hasta la realización de algunas tareas domésticas. Una tarea que les encanta es ayudar a preparar la comida, puesto que nunca antes habían pensado que podían ser capaces de pelar patatas con precisión o batir huevos.

Parece ser que todos se adaptan perfectamente a las rutinas que ha preparado Mireia y que, además están encantados y se sienten más realizados y orgullosos de sí mismos.

Podéis ver más fotos aquí